John Stuart Mill, conocido como un gran filósofo y experto en ciencias políticas desarrolló su conocimiento en el terreno de la economía debido a su preocupación en los asuntos sociales. Nació en Londres el 20 de Mayo del año 1806, falleciendo en Aviñón, Francia el 08 de Mayo de 1873. Mill no sólo creía en el crecimiento de la producción en sí, sino también en el auge que debía de tener cada individuo para llegar a la satisfacción total en su calidad de vida. A pesar de ser una persona liberal con mente abierta a grandes ideas, logró demostrar para esa época que la economía clásica, la cual ya no tenía un buen punto de vista por otros economistas era la solución para muchos de los problemas que se prestaban en ese momento. Libertad, La Esclavitud Femenina, Consideraciones Ulteriores Sobre los Remedios para los Bajos Salarios y Principios de la Economía con Algunas Aplicaciones de la Filosofía Social fueron varios de sus aportes para el progreso humano en plena sociedad económica.

 

Siendo el mayor de los hijos de James Stuart, John fue criado y educado directamente por su padre con la ayuda de su padrino Jeremy Bentham. Este se convirtió en un niño muy inteligente pero como la mayoría de los intelectuales muy tímido. Su padre tuvo como propósito inculcarle a John Stuart el utilitarismo, teoría ético que procede con los ingresos del trabajo, el capital, la utilidad, el interés etc. para que este la continuara y la pusiera en práctica luego de su muerte. A la edad de los tres años Mill ya sabía deletrear el abecedario griego. A los ocho ya estudiaba latín, Álgebra, Historia e Ingles.

 

Fue miembro del Parlamento por el partido Liberal proponiendo reformas en el sistema electoral.

 

A sus 45 años se casó con Harriet Taylor tras 21 años de amistad. Ella fue gran inspiración para John con relación a los derechos de la mujer. Tuvo mucha de su influencia al realizar el ensayo La Esclavitud Femenina. Fundador del feminismo. Fue varias veces arrestado por difundir métodos de anticoncepción para la mujer. John opinaba que la mujer aunque no lo quisiera se sometía a criar una familia extensa siendo ella la que se privaría de sus propias necesidades y a padecimientos físicos. De esta manera con los anticonceptivos, no se tendría familias tan numerosas y no sería tan difícil salir de la pobreza.

 

Al escribir Consideraciones Ulteriores Sobre los Remedios para los Bajos Salarios, John trataba de explicar que si existe la sociedad como tal. El hombre no debía someterse a trabajar por largas jornadas en algo que no le interesaba con el fin de obtener sus necesidades más básicas como si fuera un animal. El hecho como Sociedad era que debía de tratar de cambiar los bajos salarios a altos para combatir contra la pobreza. Sin embargo a los patrones no les importaba que estos pagos se mantuvieran en lo mínimo y que los más necesitados llevaran una mala calidad de vida. Propuso que se recaudarán fondos públicos para colonizar fuera de la ciudad, así podrían mandar a matrimonios con hijos jóvenes para que trabajaran en tierras vacías. De esta manera, la ciudad no tendría una sobre población y en el campo se encontraría gente sacando provecho a tierras lejanas.

 

Otra idea propuesta era crear pequeños lotes. Con eso, para limitar a los grandes y ricos propietarios de seguir creciendo sin necesidad y también para brindar oportunidad a los asalariados de comprar un lote con el fin de que cultiven y lo mantengan para sus propios ahorros.

 

El Utilitarismo según John Stuart Mill era "La filosofía política según la cual el Estado debe elegir la política que maximice la utilidad total de todos los miembros de la sociedad" (Mankiw, 2002). Es decir, que el Estado trate por todas las circunstancias de fomentar la satisfacción de cada individuo de la sociedad por el método del bienestar. Esto conllevó a que el Estado cambiara el repartimiento de la renta. Esto aspira en ayudar a los pobres con las leyes del salario mínimo, la asistencia social y el impuesto sobre la renta.

 

Cuando realizó su trabajo en Principios de la Economía con Algunas Aplicaciones de la Filosofía Social en 1848 se diferenciaba a la mayoría de los economistas del siglo XIX ya que él creía que se debía dar una nueva dirección con relación al hombre y su posición en la sociedad. John Stuart Mill (1951) decía que "el objetivo hacia el que todo ser humano debe dirigir incesantemente sus esfuerzos es la individualidad del poder y el desarrollo". En otras palabras, como economista decía en teoría que al realizar análisis puramente económicos se podía dar el incremento de la producción, pero como filósofo opinaba que lo esencial era que el ser humano se desarrollara con toda amplitud.

 

El mismo indicó que lo único importante de sus aportes era la diferenciación entre las leyes de la producción y de la distribución. Aseguró que las primeras son de carácter natural en donde la ayuda del hombre no puede cambiar dichas leyes en especial las de distribución. Mill (1951) afirma que "son producto de arreglos sociales y en sí, son las instituciones las que las construyen y realizan la distribución" (pg 333).

 

Debido a su contrariedad en muchos aspectos, y del pensamiento tan diferente del mismo Estado y de otros economistas de esa época, Mill sabía que sus teorías no se darían en práctica porque al Estado no le importaba las injusticias cometidas hacia los pobres.

 

En síntesis, se puede decir que John Stuart Mill fue un gran economista con teorías relacionadas con la distribución y producción. En que los bienes de la fabricación tienen una curva perfectamente elástica y el costo de esta es la que determina el precio del bien. Sin embargo, como filósofo se enfocaba más en la satisfacción completa del ser humano. Este ideal para ese entonces no surgió con mucha fuerza pero tiempo después gracias a los conceptos de Stuart aparece la consideración de fondos salariales y la relación que se debe de dar entre el patrón y obrero respecto a las jornadas de trabajo y la formación de sindicatos.